lunes, 31 de octubre de 2011

recuerdos textuales

   Soy de las personas que guardan recuerdos de las cosas, que aunque seguramente queden en mi memoria, no quiero olvidar. Así es que tengo un montón de entradas de recitales y otros eventos, cartas, mails que hablan del silencio, fotos, objetos y mensajes de texto.
   Me dispuse a revisar esos mensajes y pude encontrar trivialidades, desencuentros, encuentros. Gente que está, también la que se fue y de las que vienen cada tanto. Mensajes que hablan de la vida, del amor, de la tristeza. Gente agradecida, pero más gente con culpa, pidiendo perdón, debo reconocer que me llamo poderosamente la atención la cantidad de pedidos de disculpas que tenía almacenados. Y entre tanto un amigo me decía "nunca vas a poder estar triste como una lágrima, porque sabes dar alegría, vos podés". No necesite seguir leyendo para darme cuenta de que es hora de despojar.
   Existen cuestiones que se guardaron en la memoria, no va a ser necesario recordarlas. Eliminar la carga, para poder recibir. Ya viene...

sábado, 29 de octubre de 2011

es facil enloquecer...




Cambia el curso del viento
que te empuja a lo inesperado
se desintegran las redes con susurros 
las sabanas envuelven secrectos 
que se transforman en humo blanco
viene a nublar las palabras
solo para que puedas sentir. 



"Supiste alejar todo lo malo de tu corazón."

jueves, 27 de octubre de 2011

estrategas

   Supongo que es natural que me indigne. Al parecer existe un esquema o sistema para todo, y cuando no cumplís con ese modelo... te va mal? En esta oportunidad, la razón de mi indignación está basado en un alto porcentaje de señoritas, señoras, mujeres. Si si, to también soy mujer y me indigno igual. Perteneciendo al mismo género y habiendo conocido una basta cantidad de historias, puedo llegar a reconocer a una estratega cuando la veo, lo que me genera un poquito de repulsión y compasión por ella, como también por lo que se esta por conquistar, precisamente porque no es un territorio sino una persona. 
   Debo hacerme cargo de algunas experiencias que tuve en la vida, y cuando finalizaron (por diversos motivos) siempre escuché por lo menos una voz de cerca diciéndome: "nena, lo que pasa es que vos sos muy buena onda". El supuesto es que la clave para el éxito femenino a nivel conquista del sexo opuesto es el histeriqueo, la postergación de eventos, el complicar las circunstancias, la demostración de debilidad para dar la idea de algo a proteger, la represión de ideas que contrarien a quien tenes en frente, en ocasiones la adulación y hasta inclusive fingir disminución del coeficiente mental, es decir, fingir ser tarada. Es algo así como una suerte de postulado femenino que si hay atracción y haces lo que mencionaba antes, la conquista esta garantizada. 
   No se si es por una cuestión de principios, de forma de ser... pero no me arrepiento ni pido disculpas por haber aceptado una invitación a tomar algo cuando tenía ganas y sin poner traba alguna, jamás inventaría que internaron a un pariente para justificar una llegada tarde, prefiero asumir que soy un completo desastre respecto a la puntualidad, así como tampoco dejaría de expresar una idea por miedo a caiga mal, aunque tenga que comentarle mi rechazo al capitalismo a un simpatizante del Pro. De todo lo que cite en el párrafo anterior, me rehuso profundamente a fingir que no se nada, que soy tarada o que soy una pobre e indefensa persona, débil e incomprendida. 
   Claramente los efectos de una mujer que agoniza por la incomprensión social, la carencia de fuerza para afrontar un problema o el incesante dolor por un ex, son muchachos dispuestos a consolarlas con un par de abrazos intensos ( en este caso digo, siempre hay un roto para un descocido), muchachos que salen corriendo porque no tienen intenciones de recibirse de psicólogos, y otros pobres muchachos que se comen el personaje y a la mañana terminan vomitando la realidad. Lógico, no digo que todas las señoritas sean así, ni  que cada desamparada sea ficticia. Pero las que corren la suerte de vender esa imágen y que se la compren me parecen abusivas. 
   Es casi una certeza que los hombres aman a las complicadas, a las simples ( y no por eso fáciles) no las considerarían para algo más. Si existe una atracción mútua y te invitan a compartir algo, no es por sincero mejor decir que sí? Por otro lado el papel de víctima resulta ser una moda atractiva para muchos. Vos seguí jugando al mártir, o sintiendo compasión por y/o afinidad con otros mártires. Yo prefiero ser buena onda. 



miércoles, 26 de octubre de 2011

don't believe it, no desires



y si me encuentro hablando solo
no me importa, es mi obsesión..






gordo divino... casi me matas de tanto amor






"Al revés... buscando una salida... 
Escondió su vida,
Esperando renacer...
 "
1984, massacre -la trastienda 251011






martes, 25 de octubre de 2011

Ella se muere por darle el abrazo que él necesita. 
Él se transformó en una intangible melodía.
Ella tiene las manos secas.
Él derrama lágrimas sin curso.
Ella escucha discos para encontrarlo.
Él a ella le arrancó la voz. 







lunes, 24 de octubre de 2011

sensaciones



   No hay que dejar de encender antorchas, hacer visible los espacios que serán propios de nuestras próximas huellas. No importa si perdiste, no importa cuanto perdiste, aquello te dejó un mar de sensaciones que mezcladas con otras aguas van a mutar a algo mejor. Una vedette va a bailar frente a tus ojos y va a dejar un brillo en tu mirada.... o quizás fantasmas de ayer y hoy, vengan a contarte historias viejas para demostrarte que si existe un pasado, es porque hoy estás más adelante. 
   No importa con que te tropieces, cuesta esfuerzo lo que vale, sin traicionar la memoria, alejando juicios ajenos, saltar cornisas derrotando abismos será la prueba, abrir las alas rotas para sobrevivirte.
   Es ansiosa la espera pero Río Siempre, es ansiosa la espera en este Mar de las Almas. 





domingo, 23 de octubre de 2011

para siempre

   Muchas de sus tardes se sentaba en en bar, ubicado en una gran ciudad, tenía algunas mesas de madera en la vereda, pero dado que pasaba mucha gente apurada por allí, escogía un lugar puertas adentro. Siempre trataba de situarse en la misma mesa, salvo que estuviera ocupada, se sentaba en una cerca de la ventana y podía ver a su izquierda la gente pasar y a su derecha a otros tantos deleitando una merienda, charlando o pasando el tiempo. Pedía un café, y aunque con frecuencia dudaba en el momento en que el mozo le preguntaba, pedía un café negro, le ponía tres o cuatro sobresitos de azúcar y no comía nada. Como no estaba en su casa y no quería sentirse en un lugar extraño, ponía sobre la mesa el teléfono, un cuaderno viejo y una lapicera negra que le servirían de compañía en los siguientes minutos. Se quedaba expectante algunos minutos hasta que la taza de café llegaba a la mesa y después su mirada se perdía entre la gente. 
   Cuando la bebida ya no podía quemarle los labios, empezaba a tomarla y detrás del vidrio miraba la ciudad como ajena, desenvolviéndose la gente de forma sistemática. Todos caminando rápido, huyendo de las bocinas de los autos y el humo de los colectivos. Después aparecía ella, con una intrigante indiferencia, la que no podía comprender. Ingresaba al bar y se acercaba a la barra con una vergüenza que a él, le daba ternura. Pedía un café para llevar, o a veces varios, conversaba un poco con el cajero y una vez listo su pedido se iba arrojando un cordial saludo al aire que decía buenas tardes, y que por supuesto él respondía con una sonrisa. 
   Sin mucho más que pretender allí, retomaba las actividades que finalizaban en su casa. Era una rutina bañarse después de comer, preparar lo necesario para empezar el siguiente día temprano y después recostarse en la cama escuchando algún disco que lo ayude a relajarse. Antes de que el día llegará a su ocaso, llegaba ella, ahora sí para darle toda su atención. Ella se sentaba en el borde de la cama, le regalaba una caricia y un beso en la frente, podían quedarse hablando por horas, riendo, o se quedaban acostados juntos susurrándose deseos hasta quedarse dormidos. Él solía cantarle y admiraba su belleza que permanecía en su mente aunque tuviera los ojos cerrados. 
   Cuando despertaba se encontraba sólo, la mujer ya había partido. Se sumergía nuevamente en la rutina hasta llegada la noche, en la que ella volvería al hogar para compartir un momento juntos. Muchas tardes volvía al bar, que se encontraba cerca de donde ella trabajaba, se disponía a comenzar el ritual, sentado en la mesa, pidiendo su café negro y mirando la gente pasar hasta que aparecía entre la multitud para que desde un rincón  pudiera tomar su saludo de despedida. Por lo general iba sola, siempre era muy amable con los demás, y también en ocasiones se presentaba con una amiga o con un muchacho al que tomaba del brazo. Él había concluido en que, ese hombre era un asistente que la acompañaba cuando se sentía mal, ya que ella se sujetaba de su brazo para caminar y él se encargaba de llevar el café. Cuando esto pasaba, ya en la casa tomaban juntos un té con algún sedante para que pudieran descansar y levantarse como nuevos. 
   Los días se transformaron en meses, y empezó a incomodarle el hecho de que evidentemente sus proyecciones no eran las mismas que las de ella. Soñaba con pasar una vida a su lado y la extrañaba, quizás las horas nocturnas ya no le alcanzaban. Sin duda surgió una angustiosa molestia que crecía con la indiferencia que la joven llevaba a cuestas cuando transitaba por el bar, pero él noto que ella tampoco estaba conforme con la situación, de hecho cada vez era más frecuente que su asistente tuviera que acompañarla, porque se sentía mal. Fue entonces cuando desesperó buscando soluciones.
   Una noche, la esperó después de ducharse. Cuando llegó le sonrió y la abrazó. Tomó sus llaves y las de la mujer y las arrojó por la ventana, luego la cerró para que el frío no llegara a la habitación. Le prometió una noche eterna y ella gustosa se quedó a su lado, acariciando su rostro. El hombre cerró los ojos y aún la podía ver, más hermosa que nunca. Tal situación lo llevó a confesarle su malestar, comenzó a llorar al decirle que la extrañaba y que no deseaba separase de su lado. Ella le preparó un té y le dió algunos sedantes para que pudiera descansar, se acostaron en la cama y lo abrazó. Ella le juró que se quedaría allí para siempre y le acarició el cabello hasta que se pudo dormir. 
   Unos días después, la puerta fue violentada para convertir la paz en sombras. Un par de hombres que llevaban en su cara la tragedia, ingresaron en la habitación en donde yacía el cuerpo de un hombre solo, que ya no respiraba.




sábado, 22 de octubre de 2011

resetearse

   Algunos escuchan música para dormirse, este es el caso. Las melodías y las letras pueden hablar más que uno mismo. Pasar, en seis meses de una a otra dicen más de lo que podría escribir acá. 


Ayer:
Put your lights on - Santana + Everlast
Run - Snow patrol
Walking after you - Foo fighters
The maker makes - Rufus Wainwright
Trains - Porcupine tree
End of the day - Beck
Heaven´s dead - Audioslave
It´s been a while - Staind
Strp my mind - Red hot chili peppers
Outside - Staind
Time like these - Foo fighters
February stars - Foo fighters
Skin and bones - Foo fighters
All i need - Radiohead
Fake plastics trees - Radiohead
No surprises - Radiohead


Hoy: 
Over and out - Foo fighters
Everlong - Foo fighters
Another round -  Foo fighters
The mark has been made - Nine inch niles
Feeling good - Muse
Nur zu besuch - Die toten hosen
Winners and losers - Social distortion
Angel´s wings - Social distortion
Bienvenidos - Cabezones
Abismo - Cabezones
El mar de las almas - Carajo
Puedes - Catupecu machu
Refugio - Catupecu machu
Aura - Animal
From your lips - Massacre
Try to hide - Massacre
Majestial - Massacre
Cuasidelictual -Massacre
Como eran las cosas - Babasonicos
Charada - Babasonicos




"No hacen falta palabras" - Gabriela Martinez 

jueves, 20 de octubre de 2011

No legislen más mi vida.
Todas mis ideas, mis creencias,
se chocan y se anulan entre sí.
No hay caso,
todos tenemos los pies de barro.
Te voy a seguir sin plazos.
Siempre vas a verme acariciando 
las cosas que no se dieron jamás. Deseo: motor que no detiene su fuego.




que me quedo a vivir allí. 

miércoles, 19 de octubre de 2011

clavos

   Los golpes de realidad de vez en cuando hacen bien. De la realidad propia por supuesto. Encontrarse con uno mismo tiene demasiados beneficios, se aclaran las habitaciones en las que descansan o no, tus ideas. Creo que puede marcar un punto de inflexión cuando realmente lo necesitas, es como resetearse, y para eso no necesitamos que llegue fin de año y declarar "año nuevo, vida nueva". Pasamos tormentas de esas que te tapan la vista, claro que no hablo de las que manifiesta el cielo, y la manera de salir es repreguntar que estamos haciendo acá o como mínimo, que pretendemos hacer acá para luego fijar un rumbo incierto pero seguro. 
   A veces determinados momentos, fechas, circunstancias o la misma rutina pueden hacernos caer, pero depende de nosotros levantarnos. Personalmente hablando, hace un año atrás la vida decidió intentar matarme a cachetazos, a través de una serie de eventos que dejaron marcas pero me ayudaron a afirmar algunas ideas y a que me decanten algunas otras. Hubo tiempo para sentirse mal, pero conectándose con uno mismo, a través de lo que te hace bien, te das cuenta de lo que merece tu atención, dejando atrás aquello que te perturba. 
   Los primero golpes me revelaron que soy más altruista de lo que me gustaría ser. También confirmé que detesto profundamente a la gente careta, con los demás y con ellos mismos. Y finalmente que un clavo no saca a otro clavo. Yo no fuí un clavo, no lo soy, nadie lo es, somos personas... y como tales llegamos un poco más profundo que simples clavos, con lo cual podés intentar incrustarte otro pero no por ello vas a sacar el que tenés adentro. Te puede doler, pero si vamos a una comparación material, las personas son más bien como las espinas, una vez que llegaron lejos, hay que dejar que salgan solas. Y no, no es el tiempo, basta con la farsa de que el tiempo cura, se encarga y bla bla bla. El tiempo solo transcurre, y vos llenándote de sensaciones que te alimenten, y no el estómago, no vas a dar lugar a otras cuestiones que van a terminar tomando otro curso. 
   Hoy en día, sabiendo lo que me cae mal puedo verlo con más facilidad. Y la gente que usa como clavos a otros me genera repulsión, lamentablemente están por todos lados. Yo entiendo que a veces la desesperación por estar mejor nos seduce para buscar la felicidad cómoda y al alcance de la mano, pero porqué utilizar a otro sabiendo que estamos en otro lugar? Más allá del egoísmo que conllevan estas acciones a veces inconscientes, es al mismo tiempo falso con nosotros mismos, al no poder aceptar lo que está pasando y depositar algo de lo que deberíamos hacernos cargo en otra persona. 
   Cómo me molesta la gente careta... las personas no son sustitutas de ningún problema, aunque el problema sea una persona. Claramente estas palabras provienen de experiencias propias y de algunas que miro de cerca, puede que no tenga la verdad pero si razón para pensar así, y me siento bien pensando así. Conozco al que cambio adicciones por la paz que le permitió volver al pasado mientras el presente se derrumbaba a sus pies, conozco a la chica que cambia promesas de amor por autoestima para superar viejos traumas, conozco al hombre que robo noches ajenas para obtener una falsa libertad, a la que tiene el alma rota y como no quiere ser la única va rompiendo las que se cruza, a la que conquista imperios de reinas que no le agradan,  el que vende ilusiones que yacen muertas en él... todos con una sonrisa en la cara. Después de todo, lo mío no es tan grave. 

viernes, 14 de octubre de 2011

sin grises

   Los días de lluvia siempre fueron grises, el vapor condensado en las nubes juega a dibujar formas que tienen por objeto tapar la luz, esa luz que a muchos les da energías positivas para estar dispuestos  a tener un gran día. Bajo la lluvia, cientos de caras lavadas circulan preocupadas cuando sus cuerpos fracasan en el intento de protegerlas. Al cabo de unas horas van a cambiar los peinados que lucían por la mañana, y el maquillaje se escurrirá entre los dedos caprichosos que van a secar las gotas. Los colores serán más intensos, embebidos por la que derrama el cielo, destacarán su fortaleza acrecentada por la resolana, intento incesante de febo por hacerse presente en la ciudad.
   El día se comienza a entregar a su extinción, la tarde contamina la vista con luces artificiales y todos mantienen el pulso acelerado, con pasos ansiosos dirigidos a cualquier lugar, las caras ahora miran el suelo, trazan un curso con la mirada que los lleve sin detenimientos, que los aparte de tanta sociedad. Podrán refugiarse algunos minutos bajo algún intermediario entre la inmensidad del cielo y sus pechos agitados, pero deberán retomar el viaje. 
   En la multitud que amenaza con golpearte los hombros, se abre paso un único ser, no por solitario sino por exquisito. Con la mirada alta, disfrutaba sentir a la lluvia recorrer sus mejillas; también carente de maquillaje como el resto, no desesperaba por ocultarse porque probablemente fue la única persona tranquila de saber que así era ella, entre los pasajeros de esas calles. 
   Quizás fueron las melodías que conectaban sus ideas con los latidos, quizás fue la satisfacción de terminar con el calor que sofocaba, la superación propia por haber cumplido algún objetivo que requirió más que esfuerzo, la dicha de saber aunque no tuviera rumbo estaba caminando, el advenimiento de la contención que había desparramado entre las sábanas hace un par de noches... quizás no fue nada, quizás fue todo. O simplemente la tranquilidad de ser, y no de aparentar. 



martes, 11 de octubre de 2011

Sol de noche

   La libertad de un presente despojado de minutos anteriores. La seguridad de la experiencia victoriosa, transitando pasajes que tienden a crecer. El aire que contiene la necesidad. El silencio que guarda más misterios que incertidumbres. El sendero interminable del mar azul. La pasión de las gotas que emergen de la tinta. Un eterno amanecer que sonríe. Los instantes entrelazando deseos. La complicidad de las risas con la aceptación. La intensidad de ser. El hogar que espera con las puertas abiertas. La convicción que supera los límites de la mente. La humedad de la entrega altruista. Anhelos con curso y sin destino. Melodías que asesinan la realidad. Sueños compartidos enajenados por el sol. El vértigo a kilómetros del suelo. Aniquilar penas en los hombros. Olvidar las horas nocturnas entre las comisuras. 




Punto de inflexión. 

sábado, 8 de octubre de 2011

miércoles, 5 de octubre de 2011

sucede

   No se trata de dejar pasar los días, supuestamente el tiempo es asesino de las emociones. Todo se transforma. El cambio llegaría algún día de forma inesperada, las tormentas siempre tienen final, porque lo único constante es el cambio. Las noches de invierno en las que no ganó el frío, son las que van a llegar a protegerte de la lluvia. En la espera de un nuevo amanecer, vas a recordar el hilo de luz que te llevó a ese sitio, que se extinguió no sin antes mostrarte el puente. Cruzar un puente en la oscuridad, cambiando verdades por el fuego que alimenta la antorcha... con tu mejor sonrisa siempre hasta el fin. 










martes, 4 de octubre de 2011

ficción o realidad?

   Paremos la pelota un rato y pensemos, para que lado estamos corriendo? A veces me pregunto si las personas se detienen a pensar un poco en que hacen de sus vidas. Hace unas semanas miraba una película, que pretendía dejar una enseñanza: somos lo que hacemos. Supongo que somos más que eso, pero el qué hacemos también forma parte de lo propio. 
   El mundo esta enfermo, es una realidad. La gente vive sumida en una ficción diaria, una rutina deficiente a través de la que intentan vivir, pero están muy alejados de eso, y pocos reaccionan ante un golpe de realidad, lo absurdo es que la realidad los tiene que golpear para que despierten. Hace unos días, los dos abuelos de una amiga fueron asaltados y brutalmente golpeados para robarles la jubilación, y unas cuántas horas después el abuelo falleció ya que su cuerpo que llevaba parado 86 años no pudo resistir. Más allá del accionar de estos hijos de puta (sepan comprender la ira por favor) que se olvidan que nacieron de personas, pude observar como un montón de gente abrió los ojos para ver algo que se sucede todos los días pero que nadie enfrenta. Es un clásico el hecho de que si no te toca de cerca, no te genera reacción. 
   Qué estaban haciendo todos mientras el mundo se degeneraba ante sus ojos? Puede que algunos se durmieron años frente a una caja, puede ser. Ese circo que te ofrece la posibilidad de hacerte rico en un instante, y en el que caen con la ilusión de poder alcanzar algo que el salario no te puede dar. Ese circo que te muestra mujeres exuberantes como trastornados ideales para las jóvenes que fracasarán en el objetivo de igualarlas. Ese circo que por la noche va a mostrar a esas mismas mujeres atentando con mostrar sexo apto para todo público, para ser tratadas como meros objetos de deseo, bajo mantos de sarcasmo, discriminación y banalidad. Ese circo, que también te va a mostrar la cara más fea de esa realidad, te va a mostrar que existe la maldad en el mundo al extremo de que te encierres temeroso en tu casa y ya que estás ahí mires la caja boba. 
   Otros puede que estén persiguiendo la fortuna, la fama, el éxito. Y después intentan convencerme de que estamos todos bien, cuando en la actualidad si no tenés muchos pesos en el banco, un título universitario y más abdominales que masa encefálica no triunfás. Están totalmente convencidos de que si no tenés un auto, una pantalla más grande que la mesa o unas zapatillas que por su costo nos darían de comer tres semanas, no sos nadie... y se endeudan, trabajan para no ser menos, atados a un ciclo consumista sistemático y obsesivo. Las universidades que antes de 1918 restringían el ingreso a los que no pertenecían a un sector elitista, hoy le dan acceso a todos los que estén dispuestos a someterse a un régimen altamente sacrificado para todo aquel que se dedique a otra cosa que no sea ser mantenido. Y finalmente en unos años serán todos iguales, con la misma nariz perfecta, la sonrisa con exagerados pómulos, un vientre que va a rugir de hambre o va a acumular cicatrices internas, porque parece que deformarse para ser similar al modelo impuesto ahora es ser hermoso. 
   Y así es, los tiempos cambian. Los que antes se sentaban a hablar bajo el sol, salían a la calle y recorrían lugares poblados de personas interesantes, hoy se conectan en redes sociales. Ahora una madre cuando cocina, en lugar de hablar con el marido elige ser más sociable y poner de estado en el facebook "cocinando un pollo al horno" para que los que comen pizza la envidien, la señorita que tiene una terrible migraña dice "me duele la cabeza" en lugar de acostarse a descansar para que el mundo se compadezca, o el muchacho que se pelea con alguien dice "no te aguanto más" en lugar de decir las cosas en la cara... pero tranquilos, somos todos sociables. Me viene a la cabeza la cara de preocupación de una compañera laboral, de la que me separa  un pasillo de algunos metros, que después de no haberme cruzado por días me preguntaba si me pasaba algo porque hacía días que no me veía en el Facebook, seguida de su cara de asombro cuando le dije que estaba haciendo cosas más interesantes para después caer en la nefasta conclusión de que yo habría estado drogada o algo similar. Enredados en tantos cables, no les debe resultar raro que una señora les regale computadoras a los chicos, que van usar para jugar en clase en lugar de leer El Principito, porque el futuro está en la tecnología y el consumismo, no importa si saben o no escribir, la computadora te corrige los errores de ortografía... y de leer ni hablar, desde los 6 años todos leen revistas para adolescentes, la tarea la hace wikipedia. 
   Ficción o realidad? De forma consciente o no, la mayoría vive en una ficción. Nadie se involucra, porque todo esta sistematizado para que te veas fracasado si estas fuera del esquema, pero la realidad es que no sos un rarito. A la gente le gusta lo que le hace mal, y si no se acostumbran quizás sea un punto de inflexión para el cambio que necesitan. Pero no es necesario caer en una irrealidad superflua y despertarse a los golpes para descubrir el verdadero camino a lo que nos hace bien. Basta con mirar un poco alrededor. No necesitamos que una tragedia nos abra los ojos o un grupo de supersticiosos nos digan que el mundo va a terminar el año que viene. 
   Los chicos no necesitan una consola de juegos, necesitan rasparse las rodillas contra el pasto para que más adelante no les duelan tanto las caídas, necesitan imaginar y sentir curiosidad para querer saber. Los adultos trabajar para vivir, no para sobrevivir a un sistema que nos exige consumir como base para un falso concepto de éxito. Deja de perder tiempo mirando vidas ajenas y resucita en la tuya, apaga la tele! Anda a bailar vos la música que te motiva, mete tus propios goles, y leele un cuento a tu hijo antes de dormir, que el beso que te va dar, no te lo puede dar una pantalla y nunca vas a saber cuál es el último. Respetate, no importa el envase si lo que está adentro esta vencido. Y no te sientas fracasado si no llegás al ideal, lo ideal no existe... este es tu tiempo y lo manejás como quieras siempre que estes bien. Porque ése es el verdadero éxito, estar bien y ser feliz, y eso no se puede comprar ni se consigue con un título, no hay fórmulas en ninguna computadora, lo conseguís con la experiencia. Que no te lo vengan a contar, vivamos en un mundo real. 







lunes, 3 de octubre de 2011

sábado, 1 de octubre de 2011

hacerse cargo, Dafne...

   Mirando un poco alrededor, desde un pasado hasta la actualidad, he conocido una enorme cantidad de gente... de todos ellos, elegí relacionarme solo con algunos y de esos algunos, pocas personas son amigos. Personas con defectos, y virtudes que los superan, nos suelen decir que estamos locos, pero siempre vamos de frente y aunque pueda ocasionarnos disturbios, estamos satisfechos con nuestras conciencias. Ayer hablando con uno de ellos, que en ocasiones es poseído por la soberbia, confirme nuevamente que para poder dar un paso, sin importar en que dirección, primero hay que hacerse cargo del anterior. Sin presente no hay futuro y para bien o para mal debemos hacernos cargo de nuestro presente, como para saber en donde estamos parados, saber, aprender... no se puede construir una casa sin una base. 
   Y vos Dafne en dónde estas parada? Me hago cargo de las responsabilidades, trabajando. Me hago cargo de mis aspiraciones, estudiando. Me hago cargo de mis errores, sin arrepentirme y aprendiendo de ellos. Me hago cargo de mi familia y amigos, apoyándolos y recordándoles más con acciones que palabras, que los quiero y respeto. Me hago cargo de lo que soy, sintiendo lo que me gusta y lo que no. Y me hago cargo de que, tu esencia me puede más que cualquier defecto, aunque hace sólo tres meses que vi tus ojos por primera vez y sin importar lo que ha pasado... a vos te extraño demasiado. 







Mi canción favorita de los foo fighters
la que no puedo parar de cantar, me hago cargo.